Esculturas, grabados, cerámica y máscaras hasta el 30 de noviembre en la Sala de Exposiciones Cristo del Buen Consejo de Becerril de la Sierra.

Estos días el universo creativo de las hermanas Irene y Silvia Sánchez se despliega en las paredes y en los rincones de la Sala de Exposiciones de Becerril de la Sierra. Se trata de una oportunidad para conocer la obra de dos artistas que comparten las raíces de su estilo, pero que de han sabido tomar caminos diferentes para complementarse perfectamente.

Formadas en la Facultad de Bellas Artes de Madrid, ambas hermanas se decantan por las especialidades de grabado y escultura. Después de su formación, es Silvia, la que explora la disciplina de la cerámica en ciudades como Lugo y Sevilla, mientras Irene sigue de manera grabado.

El dibujo, su máxima expresión artística, ha sido la herramienta básica para expresar emociones e inquietudes desde niñas. Aunque actualmente la temática de su obra es más fiel con paisaje y naturaleza, el halo onírico en sus creaciones sigue marcando la pauta.