El Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares, a través de las concejalías de Desarrollo Sostenible y Empleo y Turismo inicia una nueva campaña de excavación arqueológica en el yacimiento de La Cabilda, que cuenta con el apoyo de la Dirección General de Patrimonio.

Como en campañas anteriores, el Ayuntamiento invita a participar en la excavación al público en general, una muestra de que la Cabilda es una arqueología abierta a vecinos y a aficionados a la arqueología, interesados en colaborar en la recuperación de la historia local. “Todos ellos han hecho de este yacimiento un lugar de encuentro y un proyecto común que forma parte de la vida de Hoyo de Manzanares”, ha destacado el alcalde José Ramón Regueiras.

En esta campaña el Ayuntamiento solicita la participación de un cupo de quince voluntarios al día que pueden inscribirse hasta el 4 de mayo, llamando al teléfono: 91 856 60 04 Ext:6. No hace falta tener experiencia previa en arqueología porque todos ellos serán dirigidos por el Equipo A de Arqueología.
La cuarta campaña se llevará a cabo a lo largo de cuatro semanas, del 8 de mayo al 2 de junio. Su objetivo es seguir sacando a la luz información acerca de los primeros pobladores de Hoyo de Manzanares. Las excavaciones, que se iniciaron en el año 2014 han descubierto 23 estructuras, muros de piedra en el suelo, piedra de molino…unos restos que llevaron a los arqueólogos a fechar el yacimiento en torno a los siglos VI-VIII d.C.

Voluntarios en grupos de 15 personas al día excavarán a partir del 8 de mayo bajo la supervisión técnica de las arqueólogas del proyecto durante cuatro semanas.

Tras esta primera fase de trabajo de campo se pasará posteriormente a la valoración y catalogación de los posibles hallazgos o piezas a lo largo de dos semanas, en la fase que se denomina de laboratorio.

En campañas anteriores se realizó la excavación arqueológica de las cuatro estancias del edificio E1, que sacó a la luz una construcción de muros de granito con techumbre de teja, que albergaba en su interior un molino de mano, de uso doméstico, para la molienda de bellotas y cereales, un horno con cubierta de barro y un hogar.