Los usuarios el transporte público en la calle de San Macario cuentan ya con una renovada parada de autobús, en la que se ha instalado una marquesina de protección y elementos de espera. Una nueva infraestructura que había sido demandada por los vecinos y solicitada por la Concejalía de Tráfico al Consorcio Regional de Transportes de Madrid.

La colocación de la nueva marquesina ha contado con la colaboración entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Así, la obra civil ha sido llevada a cabo por la administración municipal y la marquesina suministrada por la regional. Los trabajos han sido ejecutados por el personal municipal del área de Obras y Servicios a propuesta de los expertos del Consorcio Regional de Transportes (CRTM). La nueva parada ha sido trasladada unos metros para cumplir con los principios de accesibilidad, comodidad y seguridad vial que regulan la colocación de estas infraestructuras.

La nueva parada forma parte de las que la Comunidad de Madrid ha renovado en el último año. En total han sido 349 marquesinas y 819 postes de paradas de autobuses interurbanos de la red autonómica. El objetivo de estas actuaciones ha sido el de mejorar la seguridad vial de los usuarios del transporte público. 84 han sido nuevas, como la de la Calle San Macario, es decir, instaladas donde antes no había o sólo existía un poste; y 265 han sido sustituidas por el modelo Enthoven, que utiliza materiales 100% reciclables y cuenta con una mayor protección para los viajeros.

Esta actuación se enmarca en el proyecto que en 2021 inició el CRTM, adscrito a la Consejería de Vivienda, Transportes e Infraestructuras, y que supone la mejora integral en toda la red de 8.750 de estos equipamientos a lo largo de 10 años.